Blog

Últimos posts

Embarazo a los 16

Martes 17 de Julio de 2018

¡¡Muchas gracias Mme. le Maire!!

Lunes 04 de Junio de 2018

Pequeñas cenicientas de Rimkieta

Miércoles 04 de Abril de 2018

Y la tierra tembló… (3er ataque terrorista en 2 años…)

Miércoles 07 de Marzo de 2018

La FAR a todo trapo, el país no tanto…

Lunes 18 de Diciembre de 2017

Tond pusda yam bark wusogo yam sen sake mwa tond boola*

Miércoles 29 de Noviembre de 2017

¿Colegios “poseídos”…?

Lunes 25 de Septiembre de 2017

2.000 familias aliviadas por una bicicleta

Jueves 29 de Junio de 2017

Embarazo a los 16

Martes 17 de Julio de 2018
Embarazo a los 16

Llevo toda la mañana sentada en el despacho encomendando al ángel de la guarda de “AK”, para que la cuide hoy, con especial cariño y atención, y diciéndome a mí misma “una niña de 16 años no debería estar dando a luz en estos momentos, en ningún caso pero menos aún en las circunstancias en que este tipo de cosas ocurren aquí…”

 

Y es que, por mucho que lo intento, esta mañana me está costando concentrarme… La cabeza se me va a las mesas de parto de las maternidades de aquí, tablas de cemento cubierto de baldosas, rígidas y frías, en una de las cuales, en estos momentos, una de las niñas del proyecto de formación de niñas sin escolarizar de la FAR está dando a luz…

 

Aún y siendo una “privilegiada”, porque cuenta con todo nuestro cariño, apoyo, ayuda y soporte, aquí las cosas son como son, y está dando a luz “a pelo”… sin anestesia… con 16 años, esa edad a caballo entre la niñez y la adolescencia…

 

Me consuela que Rosalie, la encargada del proyecto, está con ella, no la va a dejar sola y le está danto el cariño y comprensión que necesita en este momento. Es ella la que le acompaña en el paritorio, porque su madre eso de dar cariño y comprensión no sabe hacerlo… Aquí la cultura de mostrar el “afecto” no está muy presente en las relaciones madres/padres e hijos…

 

Me consuela también que “AK” sabe lo que le está pasando, porque le hemos preparado, se lo hemos explicado, y dentro de lo doloroso que va a ser, por lo menos nada le va a “pillar por sorpresa”. Esto aquí es un lujo… En cualquier otro caso, sin el apoyo de una “FAR” detrás de este tipo de embarazos precoces inesperados, que son lamentablemente muy comunes aquí, las contracciones pueden llegar sin que la niña sepa ni siquiera que está embarazada, y sin saber qué es lo que le va a pasar durante el parto…

 

Nosotros no supimos de su embarazo, ni ella misma, hasta finales del séptimo mes. En una de nuestras visitas de control a las niñas escolarizadas del proyecto, (“AK” cursa 5º de primaria), vimos que tenía los tobillos hinchados… No había ninguna otra señal de embarazo… Y es que la “maquinaria” del cerebro es tan asombrosa, que es capaz de ordenar al cuerpo que “oculte” los síntomas, hasta que la niña lo supo, y lo aceptó, momento en que su barriga, una barriga de casi 8 meses, se relajó y salió así, sin más, de la noche a la mañana.

 

La tradición juega aquí un papel muy importante. En cuanto se confirmó el embarazo, y antes incluso de anunciárselo a su padre, tuvimos que buscar una casa de acogida para  “AK”. En la etnia de su familia, el hecho de que una hija tenga un embarazo precoz, inesperado y sin estar casada, pone en riesgo la vida del padre de AK, y la única manera de evitar que éste muera, es expulsar a la hija de la casa familiar, sin dejar ni rastro de ella, antes de comunicarle al padre la noticia del embarazo de su hija.

 

Además, la sociedad también tiene algo que decir en estos casos, y exige que la familia del padre del bebé se haga cargo de ella. Normalmente, “AK”, una vez expulsada de su familia, se hubiera instalado en casa del padre de la criatura, y quedado a cargo de ellos.

 

Así que el panorama en estos casos es el siguiente: te dejan embarazada (la mayoría de las veces no es consentido…); te expulsan de casa; tienes que trasladarte a vivir con la familia del chico que te ha dejado embarazada, personas a  quienes no conoces de nada; y no puedes volver a tu casa, hasta que no hayas dado a luz, y tu familia haya hecho los sacrificios pertinentes para romper el maleficio de tu embarazo sobre tu padre…

 

La “suerte” que ha tenido “AK” es que el chico que la dejó embarazada, un joven de 20 años, un par de meses más tarde dejó embarazada a otra chica, y esta chica ya se había trasladado a vivir con él, por lo que “AK” ha podido evitar su destino al “matrimonio forzado” con este joven, y tiene así la posibilidad de ser una “madre soltera”, dueña de su vida.

 

En Burkina existe una gran ignorancia y falta total de información en educación sexual. “AK” nos ha repetido sin cesar que ella no sabía que con lo que hizo se podía quedar embarazada… y yo la creo... Es un tema tabú que aquí no se trata ni en el colegio, y mucho menos en familia… Y la llegada, con muchísima fuerza, hace unos años, de las nuevas tecnologías, sin ningún tipo de control ni restricción, está haciendo que los jóvenes, que no están preparados para gestionar la información, tengan acceso a ella de forma “negativa” y sin vigilancia…

 

Así que, como no hay “mal” que por bien no venga, gracias al caso de “AK” hemos tenido conocimiento de una realidad que desconocíamos, y hemos empezado unas charlas de educación sexual con los padres y los niños y niñas de los proyectos que, contrariamente a nuestras expectativas de falta de interés, están siendo un gran éxito de participación de todos ellos.

 

Termino este post, cuya extensión ruego me disculpéis pues ha quedado más largo de lo que quería, con el anuncio de la llegada a este mundo de un precioso bebé de 2kg800gr, y con la paz que me ha transmitido ver que “AK” vuelve a sonreír, cosa que no hacía desde que supo de su embarazo. ¡La vida sigue con un nuevo miembro en la gran familia de la FAR!

Compartir esta página...

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Enviar a un amigo

Siguiente entrada

Lunes 04 de Junio de 2018
© 2018 Copyright Amigos de Rimkieta - Aviso Legal y Política de Privacidad - diseño web: MoreThanWeb.es