COVID-19 en Burkina: ¡La que se nos viene encima!

COVID-19 en Burkina: ¡La que se nos viene encima!

Dios aprieta, pero no ahoga, es un hecho. Y hay que agradecerle que, por las razones que sean, ya que hay varias hipótesis al respecto, ninguna de ellas evidente, la incidencia en Burkina de la COVID-19 en términos sanitarios, está siendo mínima. Pero lamentablemente, lo que no vamos a poder evitar, porque lo estamos sufriendo ya, son los daños colaterales de la crisis allí, que, desgraciadamente, llevará a toda la región subsahariana a su primera recesión en más de 25 años.

COVID-19 en Burkina: conteniendo la respiración

COVID-19 en Burkina: conteniendo la respiración

No imagináis la recarga de energía de todos vuestros mensajes de apoyo y cariño, a raíz del último post con relación a la llegada a Burkina del COVID-19. Muchos me preguntáis cómo estamos. Si respondo sin más, os diré que muy bien, porque es verdad, pero si me tomo un segundito para pensar en ello, me doy cuenta de que yo personalmente, me paso el día conteniendo la respiración, como si eso fuera a ayudar a que lo que sólo ha hecho que empezar, se acabe pronto

Lo que nos faltaba… ¡la COVID 19 ya está aquí!

Lo que nos faltaba… ¡la COVID 19 ya está aquí!

Era inevitable, por mucho que yo tuviera la esperanza de que quizás una especie de “justicia natural de las cosas” hiciera que el dichoso (por no llamarle de otra manera) coronavirus pasaría de largo por este continente que, tantísimo sufre de otros “virus” (no solo portadores de enfermedades), no ha sido así.

¡Pánico!

¡Pánico!

Hace unos días, la noticia de un supuesto ataque terrorista en un colegio de un barrio vecino de Rimkieta hizo que cundiera el pánico entre los padres de los niños de nuestros proyectos. Los padres de todos los niños, menos de los niños del proyecto de “Formación y Reinserción de Niños de la Calle”.

¡15 años en Rimkieta!

¡15 años en Rimkieta!

Este mes de diciembre 2019 hemos cumplido los 15 primeros años de presencia de la FAR en Rimkieta. Y lo hemos celebrado por todo lo alto con todo el personal y sus familias (casi 200 personas): una bonita Misa de acción de gracias, en la que estuvisteis todos muy presentes, seguida de una comida, que acabó con un espontáneo bailoteo en el que, perdonadme la expresión, pero no se me ocurre ninguna otra más gráfica que “lo dimos todo”.