Blog

< Volver

Consecuencias de la inseguridad creciente en Burkina

Nov 29, 2019 | 6 Comentarios

Cartografía de noviembre 2019 de las zonas de riesgo de Burkina según el Consulado francés en Burkina Faso. Rojo: zona formalmente desaconsejada Naranja: zona desaconsejada, salvo razón imperativa. Cualquier desplazamiento a esa zona debe ir acompañado de medidas de seguridad adecuadas

Las consecuencias de la creciente inseguridad en Burkina, con ataques terroristas a diario, empiezan a ser muy graves. A los más de 2.000 colegios cerrados que han dejado en la calle este curso escolar a casi 400.000 alumnos y sin trabajo a más de 9.000 profesores, se unen más de 80 centros de salud cerrados, que dejan desatendida y en una lamentable situación de salud y humanitaria, a una extensa población de más de 600.000 personas, y el desplazamiento masivo de más de 500.000 personas.

Gracias a Dios, por el momento, Rimkieta, que os recuerdo es un barrio periférico de la capital, no sufre efectos directos de dichos ataques, pero mucho me temo que poco va a tardar en empezar a albergar a desplazados que buscan refugio en la capital del país.

Lamentablemente, sé con certeza que muchas ONG que trabajan en las zonas de los ataques están teniendo serios problemas para continuar con su trabajo. Manos Unidas y Aviación sin Fronteras son algunas de ellas.

Y también nuestros queridos amigos de Yamlaminim (“Haz lo que el corazón te dicte”), de los que comparto con vosotros su llamada de ayuda, por considerar que es un reflejo fiel de las consecuencias de la creciente situación de inseguridad del país y puede ayudar a hacerse cargo del escenario en que vivimos.  Además, Sara y Gonzalo son unos entrañables amigos.

Podría decirse que el objetivo de la FAR, Yamlaminim y el de muchas otras ONG, es el mismo. No se trata de competir, si no de trabajar juntos, así que, si alguno quiere echar una mano a Yamlaminim, que ¡haga lo que el corazón le dicte! 🙂

Queridos amigos de YAMLAMINIM,

Me dirijo a todos vosotros, que de una forma u otra nos estáis apoyando desde hace 13 años, para solicitar de nuevo vuestra colaboración con la finalidad de atender las nuevas necesidades planteadas por la inseguridad en el país.

La espiral de atentados ha ido creciendo desde 2016 hasta llegar a límites muy graves en 2019. Recordaros que en marzo de 2018 con Gonzalo visitamos nuestros proyectos inmediatamente después de un ataque en la capital. Hasta entonces los problemas más graves estaban en la zona del Sahel fronteriza con Mali. Pero en este último año se han extendido al resto del territorio, afectando también a la provincia Centro-Este, donde está ubicado el Municipio de Comin Yanga en el que tenemos la mayor parte de nuestros proyectos de infraestructura: escuelas, pozos, biblioteca, centros de salud, molino de grano y además 52 chicos y chicas del total de los 147 alumnos apadrinados.

Estudiantes de Comin Yanga apadrinados pro Yamlaminim que han tenido que desplazarse a Doutenga porque han cerrado el colegio de su aldea

Esta situación ha obligado a cerrar muchas escuelas por falta de profesores, que, por miedo, no quieren desplazarse a las zonas más peligrosas y exigen al gobierno destacamentos militares para su protección. Una de estas escuelas a la que no acuden los profesores es la de la aldea de Comin Yanga. Para que estos estudiantes no pierdan el curso, nos hemos visto obligados a matricularlos en otro lugar a varios kilómetros de su aldea, en una ruta imposible de realizar diariamente. Esto nos obliga a procurarles, además de la comida del mediodía, cena y alojamiento. Para albergar a estos chicos y chicas hemos alquilado 6 habitaciones con un coste total, por mes de 150€. En cuanto a la cena, el coste por mes de todos ellos asciende a 336€, aproximadamente 0,3€ por cena. La carne y el pescado no figuran en esta dieta. Este cálculo nos da un gasto extra por mes de 486€. En la escuela de Doutenga, que de forma extraordinaria los ha acogido nos piden aportemos los pupitres para estos alumnos. El importe de los mismos asciende a 1.050€. 

Cooperativa de mujeres de Nobili, beneficiaria de los microcréditos de Yamlaminim

Nos hemos propuesto también renovar los microcréditos a las Cooperativas de Mujeres, para que sigan financiando sus actividades de emprendimiento y puedan alimentar a sus familias. Otro problema creciente es la falta de alimentos. La población se desplaza y abandona los campos por miedo. La crisis alimentaria en Burkina es según la ONU “una emergencia humanitaria sin precedentes”. Habla de 700.000 personas en situación límite, pero os aseguro que son muchas más las que padecen hambre.

La violencia deja también a medio millón de personas sin asistencia sanitaria por estar desatendidos los Centros de Salud. Lamentablemente este año no hemos obtenido la subvención para el tratamiento de malaria grave a menores de 5 años en el Centro de Salud de Comin Yanga, que nos venían concediendo desde 2009. Treinta euros (30€) es la diferencia entre la vida y la muerte para un niño que haya contraído esta enfermedad. El resultado en los últimos años era 0% de mortalidad. Sin nuestra ayuda el porcentaje será el del resto del país, un 20%. Cada año tratábamos a unos 150 enfermos.

Gonzalo y Sara, en una de las aulas del colegio de la aldea de Yarcin construido por Yamlaminim.

Como sabéis YAMLAMINIM no tiene socios, ni patronos, por lo que dependemos de vuestra generosidad para atender los gastos extras de los apadrinados en zonas de riesgo, para el tratamiento de malaria y para mitigar en lo posible la crisis alimentaria en las aldeas en las que trabajamos.

Con una pequeña cantidad podremos ayudar a los apadrinados y a las gentes de las aldeas a las que solo les queda la esperanza de que Yamlaminim les tienda la mano.

Tendremos también calendarios 2020 a la venta, con estupendas fotografías, resumen de los calendarios de los últimos años. Como consecuencia de la peligrosa situación que os hemos descrito, y por nuestra seguridad y la de nuestro representante, en 2019 no hemos podido viajar como hubiera sido nuestro deseo y como hemos hecho habitualmente en los últimos 12 años.

Muchísimas gracias a todos por leernos y apoyarnos, Sara Caneda y todo el equipo de Yamlaminim”

Para más información: Sara Caneda (scaneda@telefonica.net – 607162 700)