Burkina Faso sufre las peores inundaciones en 90 años con más de 150.000 personas afectadas sólo en Ouagadougou. La noche del 31 de agosto llegaron a caer más de 200 litros por metro cuadrado que arrasaron con las casas (la mayoría de ellas de adobe) de los barrios más pobres de la capital.
Oxfam estima que en la zona suburbana de Ouagadougou, donde se encuentra Rimkieta, las aguas derribaron unas 25.000 casas y otras 800 cayeron en la región centro-norte. Una docena de puentes están fuera de servicio y el principal hospital del país, el Hospital Universitario Ouedraogo, sufrió la inundación de sus instalaciones y una buena parte del material médico (máquinas de diálisis, escaners, etc.) quedó destruido.
Todo el equipo de la Fundación y se encuentra bien aunque muchos familias de Rimkieta han sufrido daños materiales, algunos de ellos importantes.
El próximo lunes 14 un miembro de la Fundación viajará a Burkina para evaluar los daños del barrio de Rimkieta y así poder actuar en lo que podamos para tratar de mitigar el drama que están viviendo las familias que se han quedado sin nada.