Blog

La lista de espera

Jun 10, 2022 | 8 Comentarios

Cartel informativo apertura lista espera

Volvemos a estar de celebración en la FAR porque acabamos de facilitar la bici 5.000. Detrás de cada una de esas 5.000 bicis hay una persona que ha pasado por nuestra inacabable “lista de espera”, una lista que puede llegar a llenarse con más de 1.000 solicitantes en un solo día. Y eso es lo que está ocurriendo esta mañana aquí en Rimkieta.

Un cartel en la puerta de la Maternelle la tarde de un día anuncia la nueva apertura de inscripciones en la lista de espera para adquirir una bicicleta.

Los nombres de las primeras mujeres de la lista son los de aquellas que han madrugado para asegurarse la inscripción. Porque saben que cuando lleguemos a 1.000 la cerraremos, y no volveremos a abrirla hasta dentro de un año. Lo de su madrugón no es nada en comparación a las mujeres que nos consta que han dormido en la puerta para pedir una bici, una beca o una plaza en la maternelle.

Dos aclaraciones sobre este proyecto. La bici no es, en Burkina, un instrumento lúdico- deportivo como en nuestros medios, sino que es el único medio de transporte posible en la mayoría de lugares de Burkina y oros muchos países. Y una bici suele facilitar la vida de 4 o 5 personas…

En mañanas como ésta, y para agilizar al máximo la gestión, todo el mundo arrima el hombro y las profesoras de la maternelle ayudan a rellenar los cuestionarios de las inscripciones. Todos sabemos de la necesidad e ilusión de cada una de estas personas por acceder a algo que les cambiará la vida.

Porque es prioritario llegar a los más necesitados y para ello usamos cuestionarios que contienen la información necesaria de los baremos cuyo resultado nos ayuda a determinar el nivel de necesidad social de la bici:

La bici 5.000

Tres beneficiarias y sus bicis

Antoinette tiene 29 años y es la segunda esposa de un hombre de 58 años. Madre de 3 hijos propios, se encarga también de los 2 hijos de su “coesposa” (la primera esposa de su marido), porque ella está enferma. Antoinette vende carbón en la puerta de casa y solicita la bici para poder desplazarse por Rimkieta a vender el carbón y aumentar así las ventas.

Estos son sólo tres ejemplos de cuestionarios aprobados para ser beneficiaria de una bicicleta, cuyas historias avalan el enorme impacto social del proyecto. Sin contar que el hecho de haber facilitado más de 5.000 bicicletas, y que sigamos teniendo mujeres que madrugan para asegurar su inscripción en la lista de espera, es un indicador indudable de la necesidad real del proyecto en Rimkieta.

Proyecto que no sería posible sin la ayuda de las Empresas Madrina Fundaciones Netri y Roviralta y Wavip Group, o del premio Telva de Solidaridad de 2019, y de un montón de “padrinazos” particulares, que desde hace años empujan el proyecto con su ayuda.

En nombre de todas las mujeres beneficiarias, muchas gracias a todos ellos y ¡sigamos!