Buenas noches a todos!

Feliz de estar de nuevo aquí compartiendo con todos vosotros mi día a día en Ouaga!

He venido acompañada esta vez por Albert Faus, arquitecto catalán que, de la mano de la Asociación franco-española Laafi, tiene un proyecto de construcción de un centro cultural en Koudougou, tercera ciudad más importante de Burkina. Albert, lleva cinco años colaborando con este maravilloso país que le ha conquistado de tal forma que en octubre dejará aparcada su vida en Barcelona para venirse a vivir aquí durante un tiempo. A él encomendaremos el diseño y construcción de nuestro ambicioso proyecto de una segunda maternelle para otros 300 niños!

Anoche, nada más llegar, la madre naturaleza nos regaló una señora tormenta que nos permitido dormir bien fresquitos! Antes de las inundaciones de septiembre del año pasado disfrutaba enormemente de la fuerza y desorden (vientos racheados) con que cae el agua en este tipo de tormentas pero ahora ya no puedo… Ahora soy consciente de que detrás de cada gota de agua que cae y muy cerquita del apartamento desde donde contemplo la tormenta, hay un montón de familias que no tiene donde resguardarse…

Previo a la tormenta, una humedad sofocante nada más bajar del avión! No os voy a aburrir de nuevo con la llegada al aeropuerto, la cola para rellenar el visado de Albert y mi cola para entrar con el visado ya hecho.

Esta mañana la lluvia estaba presente en el camino de tierra a Rimkieta. Gracias a Dios todavía no lo suficiente como para hacerlo inaccesible pero si lo bastante como para haber llegado de barro hasta las rodillas!

Una vez en la maternelle, alegría inmensa de escuchar el sonido de los niños! Todo el equipo de la FAR, Sylvie, Colette, Rihanata y las profesoras y monitoras, Drissa, Toe, Leonie, Paul, Odile, François, todos ellos están bien!

Después de presentarles a todos a Albert, le he dejado en las mejores manos que se puede estar, en las de Rihanata, para investigar de la mano de cada uno de ellos en su puesto de trabajo, los puntos débiles y fuertes de la construcción del despacho de la FAR/maternelle “Valencia”, para intentar no repetir errores y mejorar lo presente.

Después hemos ido al Banco de Cereales, a ver a Robert, el encargado de la venta del cereal. Tenemos previstos dos nuevos proyectos que situaremos en el mismo terreno. Por un lado un Molino de Cereales, que se situará junto al actual banco de cereales, para facilitar el molido del cereal nada más comprarlo, evitando así que se tengan que trasladar kilómetros para molerlo o que hacerlo de manera manual al llegar a casa. Por otro, un “Cyber-office” para facilitar el acceso a ordenadores, impresoras, escáner y conexión a internet en el barrio. La construcción de ambos edificios estará también en manos de Albert y hemos dedicado un buen rato para, de la mano de Robert, ver sobre el terreno donde se van a construir. Bueno, Albert ha dedicado un buen rato… yo no he podido remediar, al ver que Albert se mueve como pez en el agua en todo esto, descolgarme un poco y jugar al corro de la patata y a cantar con los niños de los alrededores del banco que ya me conocen y con quienes siempre que puedo me gusta jugar!

De vuelta a la maternelle, hemos comido un maravilloso plato de pasta preparado por la gran Leonie, la cocinera del parvulario. Y al acabar, ha llegado Zovit para vernos. Zovit, que ya en 2008 nos ayudó con la compra de las parcelas donde actualmente está situada la maternelle y demás instalaciones de la FAR en Rimkieta, nos está echando actualmente una mano para conseguir la propiedad de las parcelas que el ayuntamiento nos ha hecho promesa de concesión.

Al acabar la reunión hemos vuelto al apartamento y de allí al Village Artesanal para ver la posibilidad de que Albert comprara para su Asociación unas muñequitas al por mayor y venderlas en España para ganar algunos fondos.

El día ha transcurrido así sin mucho más que contar! Con agua y electricidad todo el día! Pas de problema!

Mañana iremos a ver las parcelas por las que estamos optando, si el técnico del catastro está disponible, hoy estaba enfermo.

Y por la tarde en ruta a Koudouogu, en donde me quedaré con él un par de días, a no ser que los terrenos requieran mi presencia en Ouaga, para conocer mejor su proyecto del centro cultural.

Os dejo, aunque no ha hecho mucho calor, los primeros días cuesta arrancar y se me cierran los ojos!

Como ya he dicho, un placer volver a estar aquí sentada delante del ordenador contándoos mis batallitas!

Besiños grandes y hasta mañana!