Blog

< Volver

Pedalear a 12km/h o caminar a 2,5km/h, he aquí la diferencia, por JCVD

Feb 27, 2019 | 0 Comentarios

Bicis como único medio de transporte posible. Dos mujeres de Zongo transportan los enseres de sus pequeños comercios

Bicis como único medio de transporte posible. Dos mujeres de Zongo transportan los enseres de sus pequeños comercios

En nuestro medio, el que conocemos como mundo desarrollado, una bici es un aparato lúdico-deportivo, porque así nació hace dos siglos, concretamente en 1817 gracias al ingenio del barón K. Drais. Pero no en todo el mundo la bici sirve para divertirse o hacer deporte. Hay lugares en la Tierra donde la bici es el único modo de transporte posible.

Se estima que en el mundo hay unos mil millones de bicis que se utilizan como medio de transporte o para hacer ejercicio. El crecimiento del parque mundial de bicicletas es desigual allá donde tenía como principal objeto servir de diversión o ejercicio físico, hasta que apareció la eléctrica, hace pocos años y donde su uso tiene por objeto algo completamente distinto y cercano a la supervivencia…  La bici como medio de transporte, que hasta hace bien poco solo se utilizaba en algunos países llanos, se está extendiendo en muchas ciudades gracias a las nuevas baterías de gran capacidad de carga y relativo peso. Pero no todo es así en este mundo.

Una bici significa poder transportar fácilmente tres bidones de agua, en vez de tener que cargar con uno sólo

Una bici significa poder transportar fácilmente tres bidones de agua, en vez de tener que cargar con uno sólo

Seguramente la gran mayoría de esos mil millones de bicicletas no está dedicada a la diversión ni el deporte. En muchos lugares la bici es un tesoro, que hace posible trasladarse de un lugar a otro, a velocidades superiores a los 10 o 12km por hora, muy en particular en lugares en donde las temperaturas, no permiten a los propios lugareños caminar a más de 2,5km por hora.

Ése es el caso de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, y de su barrio de Rimkieta en particular, como de todos los países en donde el Bajo Sahel, ejerce su dura influencia. Terreno irregular (llano, pero arenoso y lleno de baches por causa de la temporada anual de lluvias), de altas temperaturas (la mayoría del año por encima de los 35º y muchas horas cada día por encima de los 40º), con largas distancias a recorrer (Rimkieta viene a tener unos ¿30km2?, digamos que ¿un tercio? de Barcelona), sus habitantes no tienen fácil moverse, relacionarse, comerciar, asistir a medios de formación, acudir a la oración, al médico o al curandero…

Una bici significa llegar más lejos, con menos esfuerzo

Una bici significa llegar más lejos, con menos esfuerzo

Hace unos años caímos en la cuenta de todo lo que puede llegar a caber encima de una bici, cuando no hay más remedio, y personalmente me encapriché con la idea de facilitar bicicletas a precio social. Veía yo bicis con varias personas, muebles, animales, sacos… Aquello tenía que ser muy útil. Y averiguamos que efectivamente una bicicleta era algo difícilmente adquirible por nuestras mujeres ya que costaban como dos y hasta tres meses de salario base… Además, pensamos, una bici debería dar mucha autonomía a cualquiera de las mujeres para poder trasladarse para trabajar. Y nos pusimos a ello.

Encontramos un importador de bicicletas “France au revoir” (bicicletas de Europa de segunda mano, de muy buena calidad) que, revisadas, puestas al día y pintadas, podrían salirnos por unos 65€. En un país donde el salario base interprofesional es de 1,4€ al día… decidimos ofrecer las bicis por más o menos la mitad de su coste, que vienen a ser un mes de salario base, y a pagar en cómodos plazos durante un año.

Últimos retoques antes de la entrega de bicis

Últimos retoques antes de la entrega de bicis

Y así llevamos facilitadas más de 3.000 bicis en 5 años a razón de 45 bicis mensuales, salvo agosto, y en diciembre 200, lo que suma alrededor de las 700 unidades anuales. Esas 700 bicis al año no son ni pocas, ni muchas… Son las que nuestro equipo local es capaz de gestionar y administrar rigurosamente: ficha de la bici, contrato con la beneficiaria y sus dos avalistas “morales”, seguimiento de las reparaciones (que, para abreviar, digamos que se pagan a medias, con la futura dueña de la bici, con el fin de ayudarles a crear el hábito del mantenimiento de las cosas, hábito inexistente en aquella cultura…), sensibilización en seguridad vial, cobro mensual de 3€ (unas 2.000Fcfa) a cada beneficiaria, entrega final… Un laborioso trabajo.

La beneficiaria firma el contrato de compra de la bici, ante la atenta mirada de sus dos avalistas morales

La beneficiaria firma el contrato de compra de la bici, ante la atenta mirada de sus dos avalistas morales

El impacto social de este proyecto es importante, porque estimando una población de alrededor de 95.000 personas en Rimkietá, y suponiendo un número de cuatro beneficiarios por bicicleta, hemos “motorizado” seguramente a unas 12.000 personas, más de un 10% de la población. Personas que ahora comercian en esto o aquello, que se visitan unas a otras, que trasladan a niños al cole, que acuden al CAP… y antes no lo hacían, o lo hacían solo en caso de extrema necesidad. 

En la FAR no nos dedicamos a cosechar éxitos, pero estoy seguro de que la contribución social del “Proyecto Bicis” es muy alta, porque solo con ver las caras de las beneficiarias en las entregas mensuales se siente esa alegría interior del bien hecho…Difícil describir una cualquiera de esas caras en ese momento… Lo más parecidas a la de unos niños frente al regalo de Reyes o la sorpresa del Ratoncito Perez…

Firma del contrato de compra

Firma del contrato de compra

De todo ello podría dar testimonio fehaciente nuestra primera empleada del equipo de la FAR que es Sylvie, que vive el proyecto como si todas las bicis fueran para ella. Y también nuestro Drissa, gran jefe de los proyectos Niños de la Calle y Entrenamiento Deportivo, que es el responsable de recuperar las bicis im

pagadas y la propia María Bacardit conocida como “petite María”, que supervisa allí el proyecto, o Eva que hace lo propio desde Barcelona.

Más de tres mil mujeres y niños, que directamente se han beneficiado de la FAR, más de tres mil mujeres y niños, a las que entre todos los Amigos de la FAR hemos cambiado sus vidas.

Muchas gracias por vuestro soporte para repartir tanta movilidad y, sobre todo, tanta alegría.